Riesgos Tecnológicos

La naturaleza puede provocar determinados fenómenos adversos, tales como terremotos, inundaciones, erupciones volcánicas, etc., que son capaces, en ciertas condiciones, de poner en peligro la seguridad de las personas y la integridad de los bienes.

El desarrollo económico lleva implícita la aparición de tecnologías que proporcionan beneficios y bienestar, pero cuyo uso puede dar lugar a accidentes con graves consecuencias para las personas, los bienes y el medio ambiente. Tal es el caso de determinadas industrias químicas, de las centrales nucleares, de instalaciones radiactivas y de otros muchos procesos de producción y de transporte de sustancias peligrosas. De ese modo y visto así, los avances experimentados desde el punto de vista tecnológico y científico, pueden suponer riesgos potenciales a tener en consideración:

  • Riesgos nucleares
  • Riesgos radiológicos
  • Riesgos químicos
  • Riesgos asociados al transporte de mercancías peligrosas

La prevención de esos fenómenos peligrosos o la reducción de sus consecuencias, exceden la capacidad de autoprotección ciudadana y, por tanto, resulta necesaria la actuación de los poderes públicos, en tanto responsables de velar por la seguridad y la vida de las personas y la integridad de los bienes.